Revista "La Conserva"

 
La Conserva es nuestra revista literaria. Se trata de una publicación en un formato diferente. El primer número va contenido en un bote de conserva de cristal y en cada número haremos algo distinto. Pero también hemos querido que esté disponible en la web y por eso, desde aquí, podrás disfrutarla en PDF. Si quieres un ejemplar físico escríbenos a: letrascascabeleras@gmail.com
  
  • La Conserva. nº.1 - Otoño 2012. Colaboradores: Francisco Bermejo, Purificación Claver, Nicolás Corraliza, Jesús Mª Gómez Flores, Rafael Marchena, Alberto Navalón, Montaña Núñez, Victoria Pelayo, César Rina, Vicente Rodríguez, Marcelo Salgado, Ángela Velasco.

4 comentarios:

  1. muy buena idea y muy buenos escritos

    ResponderEliminar
  2. Hoy, como casi todos los domingos, me levante de buena mañana y cual fue mi sorpresa que al disponerme a tomar mis acostumbradas tostadas bañadas en aceite de oliva; me topé con "LA CONSERVA", número 2.
    Tomando el ejemplo de mi compañera de viaje, primero antes de abrirla, busqué en la tapa y en el fondo la fecha de caducidad.
    ¡Genial!
    El primer preparado enlatado que me encuentro, sin fecha de caducidad. Si me gusta, puedo tenerlo a buen recaudo hasta que quiera darme otro regalo al paladar o compartirlo, sin miedo a tener que pedir excusas por no haberme percatado de que el producto estaba ya pasado.
    Bien, con ánimo y expectación dí el siguiente paso, fácil apertura y otra agradable sorpresa, me encontré que venía compuesta de doce sabores distintos. ¡Olé! todo el paladar de mi intelecto se bañaba en saliva por momentos.
    Eran como barquillos cilíndricos, quité la faja al primero, lo abrí en toda su extensión mientras él me abrazaba los dedos por las puntas, ¡guau! qué sabroso y así, de uno en uno, hasta que degusté el último.
    ¿Y ahora qué? me decía la conciencia. No has podido dejar ninguno para mañana.
    Pero ella no se daba cuenta que esta lata de conservas es tan especial que una vez abierta y probadas todas sus unidades, están vuelven a replegarse, pidiéndote que las vistas con sus diminutas y elásticas fajas que les dejan el talle al gusto de los tiempos modernos.
    Así lo hice, las volví a introducir en el recipiente y siguen como antes de abrirlas y sin fecha de caducidad.
    Seguro que el próximo día el jugo que me den será aun más exquisito.

    ResponderEliminar